Algunos tecnócratas de Silicon Valley se regocijan ante la idea de poder estrenar los lujosos búnkers que construyeron en silos de misiles abandonados.