Desde que comenzó la crisis del COVID-19, varios países han registrado un descenso importante en sus niveles de contaminación.