EE.UU., más protestas, más coronavirus

Donald Trump A Trump ya no le gustan las protestas

Estados Unidos está inmerso en una espiral de caos. Si la devastación del coronavirus no había sido suficiente, ahora las protestas por el asesinato de George Floyd a manos de un policía prometen agudizar una crisis social y económica que apenas comienza. Tener un presidente irresponsable, tampoco ayuda.

Hace unas semanas, miles de ciudadanos protestaban contra la cuarentena en ese país. Salían a las calles sin máscaras, sin respetar el distanciamiento social y exigiendo libertad para circular y trabajar. Muchos de los que protestaban eran partidarios de Donald Trump. El propio Trump llegó a lanzar tuits de apoyo a las manifestaciones.

Pero ahora que es junio, como que a Donald no le parece tan buena idea lo de salir a protestar. Sí eres blanco, de derecha y exiges libertad, Donald te apoya. Si eres negro y exiges no ser apaleado ni asesinado por la policía, o simpatizas con las demandas de esta minoría racial, Donald no está contento.

Trump Criminaliza a los manifestantes. Ha metido en un mismo saco a todos los que se manifiestan por la muerte de Floyd, tildándolos de violentos y vinculando las protestas a Antifa, un minúsculo movimiento de extrema izquierda en EE.UU.

Claro que en las protestas ha habido de todo. Gente pacífica, gente violenta, gente que aprovecha la situación para saquear negocios y cometer robos. Por su parte, no ha ayudado en lo absoluto la respuesta represiva de algunos cuerpos policiales. Porque por supuesto, en la mente de un babuino con uniforme, es una gran idea ejercer brutalidad policial cuando la gente protesta justamente contra la brutalidad policial.

Protestas EE.UU.
Mujer protesta con cartel de “Black lives matter”

Hasta la prensa, que en EE.UU. suele tener cierto respeto por parte de las autoridades, ha sido atropellada. En este video de CNN vemos como uno de sus periodistas es arrestado. Todo ello a pesar de que se identifica, de que enseña su acreditación de prensa y de que se muestra colaborador en todo momento.

Pequeño detalle, el periodista es negro:

Y por supuesto, Donald, cuya incontinencia tuiteril es tan peligrosa como darle a un mono rabioso un machete, ha contribuído a aumentar la crispación. Amenaza a los manifestantes con usar al ejército y reprende a los gobernadores de oposición por no hacer un mayor uso de la fuerza. Se ha tomado esto como una trifulca de bar en la que él va a demostrarle a todos que es el más machito.

Las protestas, por supuesto, siempre que sean pacíficas son válidas y tienen plena justificación. Sin embargo, no son la mejor idea en medio de la pandemia del coronavirus. Menos en EE.UU., el país más castigado por la enfermedad. Ya muchos expertos advierten que la situación puede disparar nuevos picos de contagios. Peor aún, muchos de los que protestan pertenecen a colectivos muy vulnerables que quizás no puedan pagar por una atención sanitaria adecuada.