El avispón asesino y el lado retorcido de la naturaleza

Avispón asesino No se nota, pero esta sonriendo porque es muy bueno

Disney y los videos virales de animalitos antropomorfizados han hecho creer a muchos que la naturaleza es noble. En contraste nosotros los humanos somos malos y brutales. Fin de la discusión.

De hecho, se ha vuelto un cliché ver en Twitter un video en el que un perro salva a un bebé (o algo por el estilo) y alguien dice: “Es que los animales son tan lindos, tan buenos. Ojalá fueramos más como ellos.”

Pues ni la naturaleza es noble ni los animales buenos. Tampoco malos, si a ver vamos. Pero la naturaleza suele ser brutal fuera de nuestro apartamento. Nuestros gatos y el conejito de Bambi tienen bastante poco que ver con la cruel realidad del mundo animal.

Para muestra este escalofriante video de una mantis devorándole la cabeza a un avispón asesino. Sí, el mismo que está dando de qué hablar en EE.UU.

La mantis coge al “pobre” avispón y le come la cabeza sin molestarse en matarlo siquiera (quizás sepa mejor fresco). Para empeorar las cosas, el avispón tarda un buen rato en morir, así que suponemos que fue una agonía espantosa.

Pero podríamos llamarlo justicia poética. El problema de los avispones verdes es que diezman la población de abejas, atacando sus colmenas. Al igual que la mantis del video, van directo a sus cabezas. Se las arrancan y entregan los cadáveres a sus crías para que desayunen. ¡Ah, la naturaleza!

Ya en Europa han causado problemas, como puedes ver en este video: